tabloide

            Palabra con que se designa a los periódicos de pequeño formato, que traen información condensada y breve. Viene del inglés tabloid, derivado a su vez del término farmacéutico tablet, que es una pastilla de sustancia medicinal comprimida y moldeada en forma de disco. De tablet se formó en el inglés el vocablo tabloid con que se designó a los medicamentos preparados en esa forma y, por extensión y analogía, se llamó tabloid, en inglés, y tabloide, en castellano, al periódico de información comprimida y ágil, que trae generalmente profuso material fotográfico.

            Esta palabra tiene generalmente una significación peyorativa y se refiere a periódicos escandalosos e irresponsables, que buscan vender sus ejemplares por medio de titulares, noticias y crónicas truculentos. Los tabloides forman parte de lo que se conoce como “prensa amarilla”, es decir, prensa mercantilista, más interesada en hacer negocio que en satisfacer el derecho de la comunidad a estar informada verazmente. La violación de la ética periodística, la desfiguración de la verdad, el abuso de las “páginas rojas” y la publicación de las mil caras de la violencia con caracteres sensacionalistas son generalmente el estilo de los tabloides. Algunos de ellos venden, no solamente sus páginas, sino incluso los titulares de primera página a personas interesadas en utilizarlos con fines políticos o comerciales

            Recuerdo, como desagradable anécdota de mi última campaña electoral, que el propietario de un tabloide ecuatoriano puso a mi disposición sus titulares de primera página para que yo los utilizara como encabezamiento de noticias reales o supuestas que me interesaran. Como no acepté la oferta por su inmoralidad intrínseca y porque llevaba aneja la aspiración a un determinado privilegio gubernativo futuro, desde ese momento el tabloide difundió toda suerte de falsas noticias para tratar de perjudicar mi candidatura presidencial y me llenó de improperios. Esto pinta de cuerpo entero la catadura moral de ciertos “empresarios” de la prensa de bajo fondo.

 
Correo
Nombre
Comentario