“lucha sin cuartel”

            Es una expresión que significa “guerra implacable” o “lucha a muerte” y que, en sentido figurado, se usa frecuentemente en la vida política. Su origen está en la Convención III, aprobada por la Conferencia de Paz de La Haya en 1907, que codifica una serie de normas para las acciones de la guerra a fin de evitar la violencia innecesaria y limitar los efectos destructivos o crueles de ella.

            Entre las normas que contiene este instrumento internacional está la de no matar a los combatientes heridos o enfermos, por lo mismo incapacitados para luchar, o a los que se rindan y entreguen las armas. Estos han dejado de ser elementos activos de la guerra y deben ser acogidos y recibir protección humanitaria en los cuarteles enemigos.

            A esto se refiere la frase “dar cuartel”. Tales son las normas de la guerra aceptadas universalmente.

            Un tribunal militar canadiense sentenció a muerte en 1945 a Kurt Meyer, comandante de un regimiento alemán durante la Segunda Guerra Mundial, por haber incitado a sus tropas a “negar cuartel” a los soldados aliados, aunque después su sentencia fue conmutada por la cadena perpetua.

          Cuando en la política se dice que la “lucha será sin cuartel”, eso significa que se irá en ella hasta las últimas consecuencias, hasta la liquidación política del adversario, aun cuando éste se rinda o pida tregua.

 
Correo
Nombre
Comentario