juegos olímpicos

             Los Juegos Olímpicos se iniciaron en el año 776 antes de Cristo como parte del festival religioso en honor de Zeus, el mayor de los dioses griegos. Se celebraban en Olimpia durante el verano de cada cuatro años. Olimpia no era una ciudad sino un santuario en el que había varios templos, el principal de los cuales era el consagrado a Zeus, seguido en importancia por el Heraion, que era el templo en honor de Hera, la esposa de Zeus. La escultura del padre de los dioses era una figura de 12 metros de altura labrada en oro y marfil por el célebre escultor griego Fidias a mediados del siglo V a. C., que fue considerada por los historiadores romanos una de las siete maravillas del mundo. Hacia su lado oriental estaban emplazados el estadio y el hipódromo, donde tenían lugar las competiciones; y en el oeste se encontraban la palestra  —o escuela de lucha—  y el gimnasio, donde los competidores tenían que entrenar por lo menos un mes antes de las competencias.

          En el año de los juegos se enviaban mensajeros para invitar a las ciudades griegas a rendir homenaje a Zeus. Ellas enviaban sus delegaciones para competir con las otras en los eventos atléticos. En las competiciones sólo podían participar hombres honorables de ascendencia griega. Los juegos comenzaban con una ceremonia y un sacrificio ofrecido a los dioses en el estadio donde estaba la exedra, o sea la zona de asientos para los espectadores.

          En ellos se dilucidaban no sólo las emulaciones deportivas sino también las rivalidades políticas entre las ciudades griegas. Durante su celebración se cumplía la denominada “tregua olímpica”, o sea la suspensión de los conflictos bélicos. Entre los años 472 y 350 a. C. los Juegos alcanzaron su máxima popularidad y adquirieron las características que les hicieron célebres en la posteridad.

          La palestra en que corrían los atletas tenía la forma de un óvalo con una longitud de 192 metros. Los corredores daban una o más vueltas a la pista, cada una de las cuales era un estadio. Los ganadores eran coronados con una rama de olivo y recibían además honores y privilegios. Al comienzo los juegos duraban sólo un día. Después se incorporaron los combates, el lanzamiento de disco y de jabalina, saltos y otras actividades atléticas e hípicas. A lo largo de toda la historia de los Juegos Olímpicos no cesaron de añadirse nuevos deportes y nuevas modalidades deportivas.

          En Olimpia había cuatro clases de carreras: stadion (que era una vuelta a la palestra de 192 metros); dos stadion, larga distancia (de 7 a 24 vueltas) y una carrera con armadura, casco y escudo metálicos que pesaban entre 50 y 60 libras. Luego las competencias olímpicas se extendieron a cinco días en que se realizaban las diferentes pruebas: carreras pedestres y ecuestres, luchas, boxeo y pancracio (que era un combate gímnico que combinaba la lucha, el pugilato, la zancadilla y los puntapiés, hasta que alguno de los contendientes reconocía su derrota). El boxeo se hizo cada vez más duro; al principio los pugilistas se envolvían los dedos con tiras de cuero para amortiguar los golpes, pero más tarde se añadió metal para aumentar su efecto contundente.

          Las carreras de caballos fueron una de las atracciones más populares. Al comienzo había una sola competencia, que era la carrera ecuestre de velocidad. Los jinetes corrían sin estribos alrededor de 4 millas de distancia. Después vinieron las competencias de carretas tiradas por dos caballos (bigas) o por cuatro caballos (cuadrigas), que corrían 12 vueltas alrededor del hipódromo, o sea una distancia de 9 millas aproximadamente. A la carrera de caballos le seguía el pentatlón, que comprendía una serie de cinco pruebas: carrera de velocidad, salto de longitud, lanzamiento de jabalina, lanzamiento de disco y lucha. El disco era un plato de bronce y la jabalina una suerte de lanza que se arrojaba con la ayuda de una cinta enrollada en el asta, que producía un movimiento de rotación para darle mayor distancia y precisión. La prueba de salto era de longitud, no de altura. Las competencias se clausuraban con una carrera en la que los atletas corrían con la armadura puesta. Los ganadores de las pruebas recibían como premio guirnaldas de olivo, honores y privilegios.

          La maratón es, en estricto sentido, la carrera pedestre de resistencia cuyo recorrido es de 42 kilómetros y 195 metros, aunque por extensión se suele denominar con esta palabra a otras pruebas atléticas de resistencia. La palabra se originó en el nombre de un antiguo poblado de Grecia  —Maratón—  situado a 42 kilómetros de Atenas, en cuyas inmediaciones Milcíades obtuvo una gran victoria militar sobre los persas el 13 de septiembre del año 490 a. C.  Dice la leyenda que un mensajero llamado Filípides corrió esa distancia para llevar a Atenas la buena noticia de que el ejército persa de Darío I había sido derrotado y luego de comunicarla cayó muerto por la fatiga. En recuerdo de esta legendaria proeza se denomina maratón a la mayor carrera de resistencia que se realiza en los Juegos Olímpicos.

          Los romanos, después de conquistar Grecia en el año 146 a. C., prosiguieron con los juegos. Y a partir de la tradición greco-romana ellos se han celebrado desde hace siglos cada cuatro años en alguna ciudad del planeta, con la concurrencia de miles de deportistas y atletas de numerosos países.

          Sin embargo, el desarrollo de los Juegos Olímpicos  —cuyo nombre deriva del lugar donde se celebraban: Olimpia, que era el más antiguo centro religioso del mundo helénico—  ha tenido dos grandes etapas históricas: la antigua, que se extendió desde el año 776 antes de la era cristiana hasta el 394 después de ella, año en que el emperador Teodosio I el Grande (346-395)  —el último gobernante del Imperio Romano indiviso—  abolió las competencias por su simbología pagana; y la etapa moderna, a partir de 1896, en que ellas se reanudaron para “promover el buen entendimiento y la amistad entre las naciones”.

          Entre la una etapa y la otra hubo una interrupción de 1.502 años, después de la cual los Juegos Olímpicos se reanudaron en Atenas en 1896 por iniciativa del educador francés barón Pierre de Coubertin. Desde ese momento ellos se han realizado cada cuatro años con excepción de 1916, 1940 y 1944, en que fueron suprimidos por causa de la primera y segunda guerras mundiales. Durante la etapa clásica se efectuaron 320 juegos olímpicos.

          En 1894 se fundó el Comité Olímpico Internacional (COI)  —que lo presidió el historiador y educador francés Pierre de Coubertin desde 1896 hasta 1925—,  organismo encargado de establecer la política olímpica a escala mundial, organizar los juegos, escoger su sede, calificar a los países participantes, incorporar o suprimir disciplinas deportivas y negociar los derechos de emisión televisual de las competencias.

          En los primeros Juegos de la era moderna que tuvieron lugar en Atenas en 1896 participaron 295 deportistas de 13 países para competir en 42 pruebas y 9 deportes. 104 años más tarde, en los Juegos Olímpicos de Sydney, Australia, celebrados del 15 de septiembre al 1 de octubre del 2000, se registró la participación de 10.200 deportistas en representación de 199 países para competir en 300 pruebas y 34 deportes.

          En la era moderna los Juegos Olímpicos se han realizado en Atenas en 1896, París 1900, San Luis (Estados Unidos) 1904, Londres 1908, Estocolmo 1912, Antuerpia (Bélgica) 1920, París 1924, Amsterdam 1928, Los Angeles 1932, Berlín 1936, Londres 1948, Helsinki, 1952, Melbourne 1956, Roma 1960, Tokio 1964, Ciudad de México 1968, Munich 1972, Montreal 1976, Moscú 1980, Los Angeles 1984, Seúl 1988, Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012, Río de Janeiro 2016.

          A lo largo de todos estos años se han incorporado incesantemente nuevas y numerosas disciplinas atléticas y deportivas.

          Hay también las Olimpiadas Gays, que se realizan cada dos años, y en las que participan miles de deportistas homosexuales y lesbianas. Los sextos Juegos Olímpicos Gays se celebraron en noviembre del 2002 en Sydney, los séptimos en Montreal en julio y agosto del 2006, los octavos en Barcelona en el 2008. En ellos, además de las disciplinas deportivas y atléticas clásicas, se practica el aerobic, la petanca y los bailes de salón.

          Es interesante señalar que la originaria significación de las palabras “estadio” y “olimpiada” difiere de su sentido actual. Para los griegos antiguos olimpiada era el periodo de cuatro años que se extendía entre dos celebraciones sucesivas de los juegos olímpicos. Se usaba la palabra con un sentido cronológico. Así aparece en la literatura de aquel tiempo. Éste fue el sentido que le dio, por ejemplo, el historiador griego Timeo (356-260 a. C.) en sus escritos. De modo que olimpiada era originalmente una medida del tiempo: el intervalo de cuatro años entre dos juegos olímpicos. Por eso los griegos acostumbraban contar el tiempo por olimpiadas a partir del solsticio de verano del año 776 antes de Cristo, en que se realizaron los primeros Juegos Olímpicos. Y la palabra estadio fue para los helenos una medida de la distancia: eran los 192 metros lineales que solían cubrir los corredores en sus competencias al cumplir una vuelta a la pista ovalada, aunque algunos historiadores afirman que esa distancia era de 185 metros. Había competencias de uno o más estadios. Hoy la significación de estas palabras ha cambiado: se llaman olimpiadas a los juegos mismos y estadios, a los escenarios donde ellos se realizan.

          Organizados por el Comité Olímpico Internacional, los Juegos Olímpicos se efectúan cada cuatro años en diversos países. Entonces la atención del mundo se fija en ellos. La televisión los transmite para miles de millones de espectadores. La ceremonia de apertura comienza con la izada de la bandera olímpica  —cinco aros de diversos colores engarzados sobre fondo blanco, que simbolizan la unidad de los cinco continentes—  mientras se tocan las notas del himno olímpico, y sigue con el desfile de los deportistas del mundo precedidos por el equipo griego  —como un homenaje a los fundadores de las competencias olímpicas—  y con la entrada de la antorcha olímpica, encendida en las ruinas de Olimpia y llevada a la sede por tierra, mar y aire en brazos de relevos de atletas célebres, con la cual se enciende la tea olímpica en la parte más prominente del estadio.

           Entonces el Jefe del Estado anfitrión declara inaugurados los juegos y el presidente del Comité Olímpico toma el juramento solemne a los deportistas.

           En los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992  —a cuya ceremonia inaugural me fue grato asistir en compañía del rey Juan Carlos I, del jefe del gobierno español Felipe González y de varios gobernantes iberoamericanos—  se dio la exhibición de nuevas disciplinas deportivas que aspiraban a incorporarse a las competencias olímpicas: el hockey sobre patines, el taekwondo y la pelota vasca. En los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 se incorporaron oficialmente el voleibol de playa y el softball femenino. En los Juegos de Sydney en el año 2000 aumentaron en número los deportes olímpicos: bádminton (individual y dobles), baloncesto, balonmano, béisbol, boxeo, clavados, carreras de velocidad de 100, 200 y 400 metros llanos, carreras de medio fondo de 800, 1.500, 3.000 y 5.000 metros lisos, carreras de fondo de 10.000 y de 40.195 metros, carreras de obstáculos, carreras de relevos, carreras de vallas, ciclismo (ruta, pista y montaña), decatlón, equitación (salto de obstáculos, adiestramiento y campo traviesa), esgrima (sable, florete y espada), fútbol, gimnasia (rítmica, artística y de cama elástica), golf, heptatlón, hockey de campo, yudo, lanzamiento de bala, lanzamiento de disco, lanzamiento de jabalina, lanzamiento de martillo, levantamiento de pesas, lucha (libre y grecorromana), maratón, marcha (entre 1.500 metros y 50 kilómetros), natación (cuatro diferentes estilos: libre, pecho, espalda y mariposa, en distancias de 50, 100, 200, 400, 800 y 1.500 metros, y relevos 4 x 100 y 4 x 200 estilo libre y 4 x 100 combinados), pentatlón (tiro de pistola neumática, esgrima, natación, salto de obstáculos a caballo y carrera a campo traviesa), polo acuático (waterpolo), remo (canoa canadiense y kayak), salto de altura, salto de longitud, salto con pértiga, salto triple, softball, tenis (individual y dobles), tenis de mesa (individual y dobles), taekwondo, tiro (pistolas de aire y de fuego, escopeta, rifle neumático y rifle de fuego), tiro con arco, triatlón (ciclismo de ruta de 40 kilómetros, natación 1.500 metros y carrera de 10 kilómetros), voleibol, voleibol de playa y vela (europe, finn, laser, mistral, 49er, 470, soling, star, tornado).

          En medio de grandes medidas de seguridad ante la amenaza del terrorismo islámico, del 13 al 29 de agosto del 2004 se efectuaron en Atenas los XXVIII Juegos Olímpicos mundiales, que fueron ganados por Estados Unidos (35 medallas de oro, 39 de plata y 29 de bronce) seguidos por China (32 de oro, 17 de plata y 14 de bronce), Rusia, Australia, Japón, Alemania y Francia. Cuba fue el país latinoamericano mejor ubicado, con 9 medallas de oro, 7 de plata y 11 de bronce. En ellos se dio la sorprendente ganancia del equipo de baloncesto de Puerto Rico sobre el “dream team” norteamericano con la amplia diferencia de 19 puntos, triunfo boricua que rompió el invicto que por doce años había mantenido el elenco estadounidense.

          A lo largo de todos estos años se han incorporado incesantemente nuevas y numerosas disciplinas atléticas y deportivas. Nueve de ellas se incluyeron en los Juegos Olímpicos de Pekín en agosto del 2008: 10 kilómetros masculino y femenino en natación, ciclismo BMX femenino y masculino, 3.000 metros con obstáculos en atletismo femenino, pruebas masculina y femenina en tenis de mesa, sable femenino por equipos y florete femenino por equipos en esgrima. Pero, en cambio, se eliminaron: el kilómetro contrarreloj masculino y los 500 metros contrarreloj femenino en ciclismo de pista, el blanco móvil masculino y doble foso femenino en tiro olímpico y espada femenina por equipos y el florete masculino por equipos en esgrima. Además fue esa la última ocasión en que se jugaron el béisbol y el softball como deportes olímpicos, que fueron eliminados del programa de la olimpiada de Londres en el 2012.

          En la olimpiada de Pekín participaron 10.500 deportistas de ambos sexos procedentes de 204 países. Los que mayor representación acreditaron fueron Estados Unidos con 670 deportistas, China 639, Alemania 439, Australia 433, Italia 344, Canadá 332, Francia 323, Brasil 277 y Ucrania 254.

          Las 28 disciplinas deportivas practicadas fueron: atletismo (que incluyó 24 diferentes pruebas masculinas y 23 femeninas), bádminton (individuales, dobles y mixtos), baloncesto (masculino y femenino), balonmano (masculino y femenino), béisbol (masculino), boxeo (11 categorías masculinas), ciclismo (BMX, montaña, pista y ruta: 11 pruebas), equitación (6 pruebas), esgrima (5 pruebas masculinas y 5 femeninas), fútbol (masculino y femenino), gimnasia (artística, rítmica y acrobática: 9 pruebas masculinas y 9 femeninas), halterofilia (8 pruebas masculinas y 7 femeninas), hockey (masculino y femenino), lucha (estilo libre y grecorromana: 14 pruebas masculinas y 4 femeninas), natación (incluidos nado sincronizado, natación, saltos y waterpolo: 22 pruebas masculinas y 24 femeninas), pentatlón moderno (masculino y femenino), piragüismo (12 pruebas masculinas y 4 femeninas), remo (8 pruebas para hombres y 6 para mujeres), softball (femenino), taekwondo (4 pruebas masculinas y 4 femeninas), tenis (masculino y femenino, juegos individuales y dobles), tenis de mesa (masculino y femenino, juegos individuales y dobles), tiro (rifle, pistola y escopeta: 9 pruebas masculinas y 6 femeninas), tiro con arco (2 pruebas masculinas y 2 femeninas), triatlón (masculino y femenino), vela (4 pruebas masculinas y 4 femeninas), voleibol (masculino y femenino, indoor y de playa) y yudo (7 pruebas masculinas y 7 femeninas).

          China y Estados Unidos fueron los grandes triunfadores de la olimpiada de Pekín. China obtuvo el mayor número de medallas de oro  —51 medallas de oro, 21 de plata y 28 de bronce—  en tanto que Estados Unidos  —con 36 medallas de oro, 38 de plata y 36 de bronce—  alcanzó el primer lugar en la suma total de trofeos. Los dos países supieron proyectar ante el mundo, por los medios de comunicación de alcance planetario, sus imágenes de superioridad deportiva y, con ello, capitalizaron los mayores beneficios de prestigio y buena imagen internacional.

          Les siguieron Rusia con 23 medallas de oro, Inglaterra 19, Alemania 16, Australia 14, Corea del Sur 13, Japón 9, Italia 8, Francia 6. Los países de América Latina y el Caribe mejor situados en la tabla de posiciones fueron Jamaica con seis medallas de oro (13º lugar), Brasil con tres medallas (23º), Cuba con dos medallas (28º), Argentina con dos medallas (34º) y México con dos medallas (36º).

          Los tres primeros ganadores de cada prueba reciben medallas de oro, plata y bronce, respectivamente. Se izan sus banderas nacionales mientras suena el himno del país al que pertenece el deportista ganador de la medalla de oro. Aunque los Juegos Olímpicos son una competición de atletas individuales y no de países, los medios de comunicación suelen informar de los resultados y del número de medallas por países.

          Ha habido peticiones al Comité Olímpico para que se incluyeran en la agenda de los Juegos Olímpicos el golf, el paracaidismo, el billar, la petanca, los bolos, el patinaje sobre ruedas y otros juegos real o supuestamente deportivos. Reiteradamente se ha descartado la inclusión de los bailes de salón  —cha-cha-chá, rumba, samba, pasodoble, jive, foxtrot, vals vienés, vals inglés, tango, quickstep y otros—  en los Juegos Olímpicos, a pesar de que, según sostienen sus defensores, son una actividad lúdica que potencia la capacidad psicomotriz y la coordinación corporal y que presenta características semejantes a la gimnasia rítmica o al patinaje artístico. En algunos de los países en que se los practica son reconocidos como deporte. Tales países están representados en la International Dance Sport Federation (IDSF), que es miembro de la General Association of International Sports Federations (GAISF) desde 1992, reconocida como federación deportiva internacional por el Comité Olímpico Internacional (COI) en 1997.

          Los XXX Juegos Olímpicos, que se desarrollaron en Londres del 27 de julio al 12 de agosto del 2012, promovieron la participación de 204 países, con 10.919 deportistas que compitieron en 39 disciplinas deportivas. A la ceremonia inaugural realizada en el estadio londinense de Stratford asistieron 80 mil espectadores y unos 4.000 millones la siguieron por televisión.

          Estados Unidos ocupó el primer lugar en el medallero olímpico con 46 medallas de oro, 29 de plata y 29 bronce; le siguieron China con 38 de oro, 27 de plata y 23 de bronce; Gran Bretaña 29 de oro, 17 de plata y 19 de bronce; Rusia 24 de oro, 26 de plata y 32 de bronce; Corea del Norte 13 de oro, 8 de plata y 7 de bronce; Alemania 11 de oro, 19 de plata y 14 de bronce; Francia 11 de oro, 11 de plata y 12 de bronce; Italia 8 de oro, 9 de plata y 11 de bronce. En América Latina y el Caribe los tres primeros lugares fueron para Cuba con 5 medallas de oro, 3 de plata y 6 de bronce; Brasil 3 de oro, 5 de plata y 9 de bronce; y México 1 de oro, 3 de plata y 3 de bronce.

         Del 5 al 21 de agosto del 2016 se celebraron en Río de Janeiro, Brasil, los XXXI Juegos Olímpicos, que fueron inaugurados en el estadio Maracaná con la impresionante y masiva ceremonia en la que desfilaron 11.551 deportistas y atletas de 206 países para participar en 42 deportes y disciplinas atléticas, incluidos el golf y el rugby  —el rugby 7, que es una variante con siete jugadores por equipo en vez de quince  que formaron parte de la agenda olímpica del 2016.

            Fue, en realidad, una reincorporación puesto que estos deportes habían participado en olimpiadas anteriores: el golf en los Juegos de París en 1900 y San Luis 1904; y el rugby en París 1900 y 1924, Londres 1908 y Amberes 1920.

            A esa fecha el COI había ya retirado el softball, el baseball y otros juegos deportivos de las competencias olímpicas de Río de Janeiro por ser juegos minoritarios.

            En Brasil se rompieron 17 marcas mundiales y 15 olímpicas, se repartieron 101 medallas de oro y no se registró acto terrorista alguno, como se temía en razón de los terribles atentados islámicos consumados durante aquel año en diversos países europeos.

            Estados Unidos fueron los triunfadores de esos juegos olímpicos con 121 medallas: 46 de oro, 37 de plata y 38 de bronce; seguidos de Inglaterra con 27 medallas de oro, 23 de plata y 17 de bronce; China 26 de oro, 18 de plata y 26 de bronce; Rusia 19 de oro, 18 de plata y 19 de bronce; Alemania 17 de oro, 10 de plata y 15 de bronce; Japón 12 de oro, 8 de plata y 21 de bronce; Francia 10 de oro, 18 de plata y 14 de bronce; Corea del Sur con 9 de oro, 3 de plata y 3 de bronce; Italia con 8 de oro, 11 de plata y 10 de bronce; Australia con 8 de oro, 11 de plata y 10 de bronce; y Brasil con 7 de oro, 6 de plata y 6 de bronce.

            Los cinco primeros lugares entre los países de América Latina y el Caribe fueron ocupados por Brasil con 7 medallas de oro, 6 de plata y 6 de bronce; Jamaica 6 de oro, 3 de plata y 2 de bronce; Cuba 5 de oro, 2 de plata y 4 de bronce; Colombia 3 de oro, 2 de plata y 3 de bronce; y Argentina 3 de oro y 1 de plata.

 

 
Correo
Nombre
Comentario