Estado unitario

            El >federalismo y el >unitarismo son dos formas de organización estatal. La primera se funda en el principio de la <descentralización política y la segunda en el de la centralización, aunque puede estar combinada con diversos grados de descentralización administrativa.

            En el Estado unitario el territorio forma una unidad, dividida tan sólo con fines administrativos. Su gobierno central tiene, por medio del parlamento único, el monopolio de la creación de normas jurídicas que valen para todo su ámbito territorial, al tiempo que las funciones de la administración y de la jurisdicción se realizan por órganos de dicho gobierno. No hay subsistemas regionales políticamente autónomos. Todas las facultades de decisión se concentran en los órganos centrales de gobierno y las autoridades inferiores encargadas de ejecutarlas poseen poco radio de acción.

            Esta es la diferencia con el <Estado federal, en el que existen normas de validez nacional, expedidas por el órgano legislativo central, y normas de validez seccional, promulgadas por el órgano legislativo de cada uno de los departamentos, distritos, regiones o provincias en que se divide el Estado. Para la aplicación de aquéllas posee órganos centrales de gobierno, con jurisdicción en todo el país, y para la ejecución de éstas, órganos gubernativos locales, dotados de autonomía, con jurisdicción regional.

            En la organización y forma unitarias de Estado existe una  estructura de poder  —parlamento, jefatura del gobierno, aparato judicial—  para todo el territorio. Consecuentemente, todos los ciudadanos y todas las corporaciones territoriales están vinculados por las mismas leyes, las mismas decisiones gubernativas y la misma jurisprudencia de los tribunales.

            Aunque ésta no es una regla general, el parlamento unicameral compuesto de diputados nacionales es el que corresponde a la forma unitaria de Estado, puesto que no tiene sentido la existencia de la cámara de senadores, cuya función es representar los intereses corporativos de las unidades territoriales autónomas ante el congreso nacional en la forma federal de Estado.

            El Estado unitario admite diversos grados de descentralización administrativa o por servicios. Puede tener unidades y subunidades administrativas dotadas de cierta autonomía pero sin romper su ordenamiento jerárquico.

 
Correo
Nombre
Comentario