espacio

          Descendiente del latín spatium, que significaba “espacio para correr” o “extensión”, esta palabra tiene hoy diversas significaciones. Desde el punto de vista filosófico es, juntamente con el tiempo, una de las dos grandes dimensiones en que se desenvuelve la vida. Aristóteles sostenía que el espacio y el tiempo eran valores absolutos e independientes entre sí. Newton más tarde compartió esta afirmación. Pero el físico alemán Alberto Einstein (1879-1956), al establecer a principios del siglo XX nuevas correlaciones entre ellos, en el marco de su teoría de la relatividad, sostuvo que las nociones de espacio y tiempo son categorías relativas e inseparables entre sí. La una implica necesariamente a la otra. El tiempo es, según Einstein, la cuarta dimensión del espacio. En su teoría, que cambió por su base las tesis de Newton  —y, antes, las de Aristóteles—,  sostuvo la existencia de un espacio y tiempo relativos e íntimamente correlacionados. Con su célebre ecuación E=mc2 revolucionó las ideas tradicionales acerca del espacio, del tiempo y del movimiento. Para Aristóteles el estado natural de los cuerpos era el reposo, del que no salían sino empujados por una fuerza o impulso exterior. Las cosas carecían de autodinamismo. Galileo y Newton contradijeron estas ideas y su noción de espacio y movimiento se tornó clásica, hasta que advino la teoría de la relatividad para revisarla. A partir de ella, el espacio curvo de Einstein y el tiempo como la cuarta dimensión del espacio constituyen una nueva concepción filosófica y física del universo.

          Espacio y tiempo, fundidos en una sola realidad, son coordenadas que señalan la posición cósmica y planetaria de la vida del hombre y de todos los fenómenos conexos con ella.

          Sin embargo, la teoría de la relatividad de Einstein, que ha resistido todas las pruebas experimentales a lo largo del tiempo, podría estar abocada a una reinterpretación a la luz de los experimentos hechos a principios de este siglo en laboratorios subterráneos por físicos europeos y norteamericanos que llevan a pensar que ciertas partículas elementales ultraligeras  —denominadas neutrinos, mil millones de veces más pequeñas que un átomo de hidrógeno  se mueven 0,025 milésimas más rápido que la luz. La medición se ha efectuado en nanosegundos, es decir, en mil millonésimas de segundo. Como es bien conocido, a partir de la teoría de Einstein la velocidad de la luz es considerada la mayor de las velocidades cósmicas, de modo que nada puede viajar por el universo más rápido que ella. La hipótesis continúa en estudio y experimentación a pesar del escepticismo de algunos científicos de que fuera factible añadir una nueva dimensión a la teoría de la relatividad.

          Desde el punto de vista de la sociología, el concepto de espacio designa el entorno en que se desenvuelve la vida social. Ese entorno de ninguna manera es neutro o inocuo. Es siempre un espacio social, histórico, lleno de dinamismo, que se convierte en fuente permanente de interrelaciones con la sociedad. Este es un concepto muy antiguo. Todos los geógrafos lo han sostenido, desde Herodoto hasta Keith Buchanan, y más tarde lo han confirmado los sociólogos. El espacio físico siempre condicionó el desarrollo de los pueblos y es un elemento esencial en la consideración global del grupo humano.

          En el ámbito jurídico la noción de espacio es diferente y mucho más restringida, no obstante que los avances de la ciencia y de la >tecnología han ampliado sorprendentemente su radio de comprensión. Se refiere a la inmensa zona ultraterrestre, compartida eventualmente con los habitantes de otros sistemas planetarios de vida inteligente, que comienza donde termina el espacio aéreo de los Estados.

          El espacio aéreo es el conjunto de capas atmosféricas que gravitan sobre la costra terrestre y la superficie del mar territorial. Es parte inseparable del territorio estatal y es el ámbito hasta donde alcanza la soberanía en su sentido vertical.

          Más allá del espacio aéreo, sometido a la soberanía de los respectivos Estados, empieza el espacio interplanetario, considerado como res communis de la humanidad.

          Las nociones jurídicas del >espacio aéreo y del >espacio interplanetario se han modificado sustancialmente desde que el primer globo Montgolfier de aire caliente voló sobre París en 1783 hasta la fecha en que el pioneer 10 llegó a Júpiter o el Pioneer 11 cumplió la misión de observar Saturno, en 1972 y 1979, respectivamente.

 
Correo
Nombre
Comentario