capilla política

          La palabra capilla proviene del latín tardío capella, que significa el pequeño edificio destinado al culto. Esta palabra castellana fue acuñada en el siglo XI y de allí pasó, con la misma acepción, a casi todas las lenguas de la cristiandad medieval.

          Por analogía, se llama capilla política, con cierto dejo despectivo, a los pequeños y dogmáticos círculos políticos donde se tratan y deciden entre pocos los asuntos públicos.

          Las capillas son generalmente muy sectarias. Para sus miembros el mundo comienza y termina dentro de las cuatro paredes del cenáculo. Se dice de un partido político que se ha convertido en “capilla” cuando el número de sus miembros es muy reducido.

 
Correo
Nombre
Comentario